sábado, 12 de abril de 2014

Dolor de cuello



Un escándalo de páridos y arrendajos en una zona de espeso bosque mixto lo delata. Tienen que tratar de echarlo de allí, en unas horas llegará la noche y cualquiera de ellos puede terminar siendo una de sus presas. El viento dobla con fuerza las copas de los pinos y a pesar de saber que está ahí no hay manera de encontrarlo. Las pequeñas aves se alejan por nuestra presencia y el cuello empieza a doler...hasta que de pronto, entre los bandazos de las ramas, la silueta que buscamos. Cárabo (gal: avelaiona). O Corgo, Lugo





Un saludo

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal