domingo, 30 de enero de 2011

Cajas nido para páridos





En esta entrada os mostraré un conjunto de imágenes del proceso de construcción, instalación, seguimiento y mantenimiento de una  flotilla de 20 cajas-nido (4 unidades / ha.) para páridos que mantengo desde hace cinco años, aúnque mi experiencia con ellas se remonta a los años 80. A través de los pies de foto trataré de que os hagáis una pequeña idea de en qué consiste la actividad. Para los que deseéis profundizar en el tema os recomendaría el libro "Guía de las cajas nido y comederos para aves y otros vertebrados" de Baucells, J., Camprodon, J., Cerdeira, J. y Vila, P. (2003) Lynx Edicions, Barcelona. 


1.¿Porqué son necesarias?


Determinados aprovechamientos favorecen la existencia de oquedades...



...

...mientras que otros la evitan.

Las cavidades son utilizadas por las especies trogloditas (que utilizan oquedades para criar, hibernar, descansar, etc...) para construir sus nidos y dependen absolutamente de la existencia de estas para cerrar su ciclo biológico.



Por si no fuese suficiente justificación su valor intrínseco como especies, nos proporcionan lo que algunos denominan "servicios ecosistémicos". Entre ellos, controlan las poblaciones de insectos ya que diariamente repasan hasta el último rincón de sus hábitats en busca de alimento.

Un joven herrerillo común "limpiando" un sauce (Salix sp.)

...
Carboneros y herrerillos son grandes depredadores de procesionaria del pino.


Además, los talleres de cajas nido son una útil herramienta para la educación ambiental, promoviendo valores y actitudes como:


  • Predisposición a la observación de la naturaleza
  • Interés por los ecosistemas próximos
  • Concienciación de lo que implica el trabajo con seres vivos
  • Capacidad de trabajo en equipo, etc

2. ¿Cómo se construyen?

Existen muchos modelos, materiales y formas de hacerlas. Dependen de nuestros gustos, de las especies a las que van dirigidas, de los lugares donde las colocaremos, del presupuesto, de la finalidad, etc. Pueden hacerse reciclando pallets u otros objetos de diferentes materiales pero siempre pensando en su funcionalidad, en su resistencia y su durabilidad. 


La construcción es sencilla. Necesitamos un plano con las medidas, madera, lija, pinceles, sierra, barniz y brocas. Si van dirigidas a páridos (herrerillos y carboneros) los diámetros de entrada no deben ser superiores a tres cms.

Una vez terminadas les daremos varias capas de  barniz de exteriores solamente por fuera y después de haber aplicado masilla en cualquier comisura que pudiera quedar.

Podemos cerrar las tapas con tornillos o con bisagras, dependiendo de si queremos poder abrirlas con facilidad (lo que tiene ventajas e inconvenientes)

Preparadas para irse al monte.

Otra manera de construir cajas. Una sección transversal de un tronco previamente cortadas las tapas inferior y superior. Vaciamos el interior y recomponemos. 

Un hueco recuperado de una limpieza forestal ocupado por una familia de carbonero garrapinos (Parus ater)

3. Colocación

Existen varias maneras de colocar las cajas pero lo más recomendable es colgarlas  entre 3 y 5 m del suelo y separadas al menos 60-70 cm. del tronco principal. De esa manera se dificulta el acceso a depredadores potenciales como ardillas o pícidos. Hay que tener cuidado con la orientación de la entrada procurando evitar los vientos dominantes en la zona y trataremos de que la caja no quede expuesta al sol durante demasiadas horas. 

Para colgarlas emplearemos un alambre resistente de unos 50 cms.

Otra manera de fijar las cajas.

Caja ocupada por una familia de carbonero común (Parus major). Colgándolas ligeramente inclinadas hacia el frente quedarán protegidas de la lluvia.

4. Mantenimiento

Las cajas con el tiempo se deterioran y pasan de ser útiles a ser un peligro para las aves. Para evitarlo durante los meses de invierno debemos llevar a cabo su mantenimiento que consiste básicamente en su limpieza, reparación y en caso de ser necesario, su sustitución. Es recomendable al menos cada dos años el darles una nueva capa de barniz. Para ello debemos tener en cuenta que las aves no solamente utilizan estos agujeros para criar, sino que también pasan las noches en su interior. Por ello, en caso de tener que descolgarlas para su reparación las sustituiremos temporalmente por otras que tengamos para ello.
Después de la cría, en verano también debemos vaciarlas y limpiar su interior.


La "decana", una caja claramente a sustituir. Esta fue la primera que colgué, allá por los 80. Aguantó varias reparaciones y se paseó por varias ubicaciones, anidando en ella herrerillos, carboneros, petirrojos y chochines.

El interior el día de su sustitución.


A veces nos encontramos sorpresas como este nido de roedor. En estos casos dejamos todo como está. Otras veces también nos encontraremos diferentes especies de quirópteros.

El interior de una justo después de la segunda nidada del año de un carbonero común, llena de extrementos y un pollo muerto. Vaciar , limpiar y volver a colgar.

Detalle de la anterior.


5. Resultados

Tras cinco años, con una media de ocupación del 60 %, 20 cajas a dos nidadas por año con cinco pollos de media, han consegido que 600 nuevos herrerillos y carboneros hayan salido por sus agujeros. Muchos han servido a su vez de alimento a otras especies forestales, como gavilanes, cárabos, etc...Un dato más; se calcula que un cabonero común durante la época de cría puede acabar alimentando a su prole con  1,5 - 2,5 kg de insectos...echad la cuenta.

Y por último unas imágenes de cajas ocupadas.


Caja ocupada por herrerillo común. Uno de los progenitores entrando con material para forrar el nido.

Los páridos no comienzan a incubar hasta que poner el último huevo para que todos los pollos vuelen a la vez (eclosión sincrónica). Ponen entre 7 y 8 de media.

Nido de herrerillo en fase de puesta. Todavía no ha comenzado la incubación.

Pollos de herrerillo con 8 días. Los últimos días son críticos (a partir del día 10) ya que si son molestados en ese momento pueden abandonar el nido sin estar totalmente formados, con consecuencias fatales. Antes no hay mayor problema, siempre y cuando sepamos lo que hacemos.

Carbonero común (Parus major)

Carbonero garrapinos (Parus ater)

Herrerillo capuchino (Parus cristatus)

Y un gavilán, indirectamente beneficiado.

Y por último os dejo este vídeo que he encontrado por ahí: "La historia del agua embotellada", que creo que sería una buena respuesta a una posible pregunta infantil como esta; "y si las cajas son tan beneficiosas..., ¿porqué  no se potencia su uso?"








...benditos niños.

  Un saludo.








Etiquetas: , ,

6 comentarios:

A las 20 de agosto de 2011, 10:10 , Anonymous Anónimo ha dicho...

genial,precioso y muy util.yo puse tres en mi jardin y al menos han criado en dos.este año no he visto una sola oruga,hace dos años bajaron varios nidos de pinos vecinos

 
A las 7 de octubre de 2011, 19:26 , Blogger Toño Salazar ha dicho...

Estupenda entrada, Juan. Tengo intención de poner algunas en una casa de campo cerca de Portomarín y tu entrada me ha venido muy bien.
Un saludo

 
A las 23 de febrero de 2014, 22:30 , Blogger Amparo ha dicho...

Encantador, Juan. Aperta

 
A las 6 de junio de 2015, 20:57 , Anonymous Carlos Flores García ha dicho...

Fantásticas fotografías para ilustrar tu iniciativa en beneficio de la naturaleza, las aves y por ende nosotros mismos. Ojalá cunda tu ejemplo y miles de personas secunden tu iniciativa...entonces nos daremos cuenta de que aportando su granito cada uno podemos cambiar el mundo.

Efectivamente tras visionar el blog del campero inquieto me dí cuenta de lo mucho que podíamos hacer emulando su ejemplo... hace varios años de ello y desde entonces no he parado de hacer cajas para páridos con palets y mucha ilusión. He sufrido contratiempos (robo de algunas cajas), pero he seguido perseverando y los resultados han sido muy satisfactorios ( Hemos colocado cajas en Córdoba - el parque los Villares, el arroyo Pedroches, Ciudad de los niños- y en Cabra y se han beneficiado de ellos herrerillos, capuchinos, carboneros, trepadores azules, gorriones domésticos, garrapinos y colirrojos reales. Estamos controlando en total unas 300 cajas. Ahora estoy metido con otro amigo entusiasta en la realización de cajas para agateador para ubicarlas el próximo otoño. ¡¡¡Felicidades amigo¡¡¡

 
A las 4 de mayo de 2016, 14:27 , Blogger Dolores Giner ha dicho...

Unos herreillos anidaron en un botijo colgado en nuestra terrasa.hace unos 4 años. Desde entonces anidan cada año.a poa distancia en una maceta colgada anidan unos chochines. es maravilloso pienso construir mas nidos gracias por tupagina

 
A las 4 de mayo de 2016, 14:28 , Blogger Dolores Giner ha dicho...

Unos herreillos anidaron en un botijo colgado en nuestra terrasa.hace unos 4 años. Desde entonces anidan cada año.a poa distancia en una maceta colgada anidan unos chochines. es maravilloso pienso construir mas nidos gracias por tupagina

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal