jueves, 16 de diciembre de 2010

Un prado con abubillas (Upupa epops)

Estas imágenes fueron tomadas en junio, en la parte baja del valle del río Neira próxima a su desembocadura en el Miño. Durante esos días una pareja de abubillas (bubela, Upupa epops) cebaba a sus volantones en unos prados de siega a pocos metros de la pequeña carballeira (bosquete de Quercus robur) donde criaron. Los pollos, tras haber pasado tres semanas en el nido, llevaban unos días fuera y acompañaban a sus padres en la búsqueda de alimento tomando buena nota de donde y cómo hacerlo. A esas alturas quedaban tres de una puesta que pudo haber sido de entre 5 y 8 huevos. El prado estaba rodeado por una sebe de zarzas y carballos viejos por un lado y por otras propiedades separadas por chantos (hojas de piedra plana empleadas para delimitar fincas, suelos...). Pinchando sobre las imágenes podréis verlas a mayor tamaño (800 píxeles)


Dos abubillas sobre un cierre de chantos. A la izquierda uno de los adultos acicalándose mientras a su lado un inmaturo espera paciente.

Esa misma zona es también territorio de aguilucho cenizo ( tartaraña cincenta, Circus pygargus), potencial depredador de las jóvenes abubillas. En la imagen un macho de fase melánica sobrevolando la zona en busca de presas.
 
A los pies del chanto, esta hembra de tarabilla (chasco, Saxicola torquata) esconde su nido. En el pico porta una araña para cebar a sus pollos.

Esta pareja de cigüeñas anida sobre el tejado de una casa próxima, todo un lujo tenerlas de vecinas. En el prado buscan insectos, anfibios, reptiles, roedores...lo que caiga.

En uno de los laterales del prado, una sebe con robles. Desde ellos bajan al prado a comer tras comprobar que no hay peligro. Esta abubilla se toma un descanso al borde del prado.


El pico de las abubillas está especializado para sondear el terreno en busca de larvas. Se alimenta en el suelo, caminando y sondeando continuamente. También caza saltamontes, grillos, pequeños reptiles,...

f 11; 1/500; -0,67; ISO 250; 500 mm; raw (Sigma 50-500 6,3 + d200)


En primer plano un adulto buscando larvas y en el fondo un joven.


Un inmaturo esperando la ceba en el prado mientras le echa un vistazo al cielo por lo que pueda venir. Los jóvenes son muy parecidos a los adultos pero con el colorido del plumaje más apagado y el pico y la cresta un poco más cortos. En esta foto se aprecia también la comisura del pico característica de los inmaturos en general.


Esta abubilla acaba de desenterrar una larva.


Debido al tamaño y la forma del pico, las abubillas para tragar sus presas las elevan y las dejan caer en el interior. 

f 9; iso 250; 1/500; 500 mm; raw


Un recorte para poder apreciar la presa.


Primera imagen de una secuencia de ceba.


El joven recibiendo la ceba.


...ya más tranquilo. Ahora toca tragarla y esperar la próxima.
 

Abubilla con su típica cresta erguida en actitud de alerta.


Las abubillas toman baños de sol y arena para tener el plumaje en buen estado, nunca de agua.  Para ello, escarban con el pico y sueltan la tierra para después esparcírsela por encima.


Abubilla tomando un baño de sol. Termorregulación y acción parasiticida y bactericida.
 

Estirándose tras el baño.


f 9; 1/750; -O,33; ISO 250; 500 mm; raw



f 9; 1/750; -O, 33; ISO 250; 500mm; raw









Y por último comentar que como camuflaje utilicé una red tumbado en el suelo.




 Un saludo




                                                                                   





                                                                                                   

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal