lunes, 6 de diciembre de 2010

Fotografía de aves en comederos (2). Fondos artificiales

Herrerillo común (ferreiriño azul, Parus caeruleus)



En la fotografía de aves en comederos podemos tener muchos factores más o menos controlados. Controlamos la distancia, la composición, la iluminación, los fondos... Esto la diferencia de otras formas de fotografíar fauna como la fotografía al rececho, donde ya resulta de por sí bastante complicado el aproximarse al animal como para pensar en asegurarse el control de lo demás. También podemos conseguir imágenes acechando desde escondites (hides) colocados para la ocasión frente a posaderos habituales, pasos de fauna, etc. En esta última modalidad volvemos a tener bastante atada la situación pero nunca tanto como en un comedero en el que llevemos trabajando meses o incluso años. Aquí podemos saber casi sin medir que velocidad, que sensibilidad, que diafragma, que distancia focal,..., utilizar en función del resultado que busquemos. Al fin y al cabo el espacio donde se encuentre el comedero no deja de ser un estudio fotográfico al aire libre.


Es posible que dispongamos de un lugar donde haya buena luz pero malos fondos y ahí es donde entran los fondos artificiales. En esta entrada mostraré un ejemplo con algunas imágenes.




En primer plano tenemos un tocón colocado sobre un soporte de madera a unos 70 cm del suelo. En el soporte es donde dejamos la comida acostumbándolos al lugar. El día que hacemos la sesión fotográfica colocamos el tocón que hasta ese momento estuvo en el suelo a pocos metros. En segundo plano colocamos una pantalla de unos tres metros de largo y dos de alto donde montaremos los distintos fondos que queramos. La distancia de la pantalla al soporte es de cinco metros. En esta ocasión se colocaron varias hojas de higuera en diferentes fases entre el verde y el amarillo y helechos secos de los alrededores. Esta imagen está tomada con una distancia focal de 210 mm para que se aprecie la pantalla. Sobre el tocón, que tiene pequeños trozos de comida ocultos, un carbonero común ( ferreiriño real, Parus major).



Este herrerillo capuchino (ferreiriño cristado, P. cristatus) está posado a la derecha del tocón, con una de las hojas amarillas de fondo. La distancia focal aquí es de 500 mm, con lo que difuminamos mucho más el fondo. La distancia desde el aguardo al ave es de poco menos de tres metros, necesaria para poder rellenar el encuadre con el ave.


Trepador azul (piquelo, Sitta europaea) con un poco más de luz. También 500mm.


Aquí el fondo está menos difuminado porque debido al tamaño del picapinos, casi tres veces un pequeño párido, la distancia focal fue de 300 mm.


Petirrojo (paporrubio, Erithacus rubecula).


Cambiando los fondos y los posaderos podremos conseguir imágenes muy distintas en los mismos lugares. En próximas entradas os mostraré más ejemplos. Un saludo y gracias por visitar.



Fotografías y texto: Juan Villarino

Etiquetas: , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal